La semana recién pasada en la radio Universidad de Chile, los oncólogos Javier Castro, del Hospital La Paz de Madrid, y Delvys Rodríguez, del Hospital Universitario de Islas Canarias, de España, conversaron respecto a la patalogía y cómo ha progresado su tratamiento.

El cáncer de pulmón es uno de los cánceres más comunes y mortales en el mundo. Cada año fallecen cerca de 1.500.000 personas a causa de él a nivel global. En Chile, anualmente mueren 3.000 personas por esta causa. Un mal cuyo impacto humano, social y económico es muy alto, pero que en la última década ha tenido avances científicos que han permitido identificar diferencias entre ellos.

Según señaló el doctor Delvys Rodríguez, oncólogo del Hospital Universitario de Islas Canarias, en entrevista con Acceso Salud en la radio Universidad de Chile, “en los últimos diez años, el cáncer de pulmón ha sido de las patalogías universales que más ha avanzado. Y el mayor avance ha sido porque hemos logrado ir subdividiendo al cáncer de pulmón no en una enfermedad, sino en muchas enfermedades”.

Indicó que los grandes avances han sido las terapias dirigidas y la inmunoterapia. En este último punto, precisó que “hemos aprendido en estos años de qué manera las células tumorales se esconden de nuestras defensas y, al saber esto, podemos quitar estos mecanismos de resistencia que utilizan las células tumorales y que sea nuestro sistema inmune quien las ataque”.

Durante la entrevista, se abordó también el desarrollo de la medicina personalizada en el abordaje de esta patalogía. En ese contexto, el doctor Javier Castro, oncólogo del Hospital La Paz de Madrid, sostuvo que “cuantos más apellidos sepamos (de un cáncer) más fácil va a ser el tratamiento, en el sentido que vamos a poder dirigir mejor el tratamiento hacia un paciente o hacia otro. Esto nos ha permitido pasar de lo que era el diagnóstico clásico, que era cuando el médico patólogo miraba al microscopio las células tumorales y decía solo por la imagen este es un tipo de cáncer, a algo que llamamos ahora un diagnóstico molecular, que consiste en ponerle características en relación a esas proteínas que expresan los diferentes tipos de tumores”.

De acuerdo con los médicos, sigue existiendo una importante relación entre el tabaco y el cáncer de pulmón. En ese ámbito, el doctor Castro recalcó que aproximandamente el 80-90% de los cánceres de pulmón tiene una relación directa con el tabaquismo, pero que, sin embargo, “sabemos que en el orden de un 10-20%, dependiendo de los países, puede haber cánceres que se desarrollan en gente que no ha fumado nunca, incluso en gente muy joven. Yo tengo pacientes entre los 20 y los 35 años que tienen un cáncer de pulmón y la primera pregunta de estos pacientes y sus familias es: ‘¿por qué yo?’, ‘¿por qué tengo esto si yo no he sido fumador?’”.

En ese sentido, el especialista manifestó que la terapia ideal para ello es generar un diagnóstico completo de las células tumorales, para saber qué perfiles genéticos y mutacionales tienen. Especificó que si bien “todavía no estamos en condiciones de curar a esos pacientes, en los cuales la enfermedad se ha extendido, sí estamos viendo que en estas alteraciones tratables, el control con fármacos puede reducir la enfermedad tumoral y controlarla durante años, como es el caso de la enfermedad ALK. Estamos viendo que los pacientes, cuando son tratados con diferentes bloqueantes, pueden sobrevivir con la enfermedad tumoral avanzada más allá de 6 y 7 años, a diferencia de hace 20 años cuando solo utilizabamos quimioterapia y los pacientes no podían vivir más allá de 10 o 12 meses y, por desgracia, fallecían”.

El doctor Delvys Rodríguez valoró los avances y el gran cambio que traen para los pacientes y destacó que “el cáncer de pulmón es el ejemplo de medicina personalizada por excelencia”. Resaltó la importancia de “tratar a un paciente en forma individualizada, de esto se trata la medicina personalizada; tratarlo justo con la medicina que lleva a tener mejores resultados, y va a vivir más y con mayor calidad de vida”.