Este trastorno hematológico provoca hemorragias severas y complica la calidad de vida de quienes la padecen. Sin embargo, los avances en su tratamiento han ayudado a prevenir complicaciones mayores.